EL AMOR DE UNA ROSA Y UN CLAVEL
Por Carlos Castro Pat. Lima Perú
La vida es perfumada como las rosas
Escondidas en sus ramas
Hay espinas que la cuidan celosas

La mariposa Colorina me ha contado
Que una noche de Luna
El clavel temblaba de frío
Y abrazado de la rosa, sacudió su rocío

Entre espinas y dolor
El pétalo húmedo besó
Y la rosa embelesada, enamorada quedó.

Por el contacto con la rosa
El clavel voló hasta el cielo
Para traerle una estrella
Y decirle te quiero.

En un ramillete de rosas, no encaja un clavel
Las espinas celosas, su corazón clavó
Se fue secando…y murió el clavel
Y la rosa marchita, se quedó sin él

Con palabra triste, la rosa decía:
“El me quiso mucho, pero más lo quise yo
Trató de darme una vida hermosa
Y por gratitud, le daré mi perfume de rosa”.

Las flores del mundo se juntaron
Formando una corona de perfume y miel
Las mariposas llegaron a tropel
Muy tarde…la rosa roja…Se marchitó con él.

Abonaron el suelo con pétalos de colores
El cielo llovió lágrimas de llanto
El trueno enfurecido se estremeció
Y el jardín perdió, todo su encanto.

Cuenta la mariposa Colorina, que en ese jardín sagrado
Florecen claveles, únicos en el mundo.
Claveles con perfume de rosas y espinas.
Cuando los claveles se marchitan 
Los sacan del florero y los arrojan al rincón
Su olor perdura y llega al corazón.

Carlos Castro Pat

BACK